Follow by Email

martes, 8 de octubre de 2013

LO QUE ESCONDE LA NADA


Jamás dije Nada,
a pesar de que él,
era mayor que yo
y más fuerte...
podía haber
despagado los labios,
pero no dijo Nada,
yo tampoco.

Me callé, mi Silencio,
era tanto o más grande,
que la Nada que lo abarcaba,
cabía en su interior...
se parecían tanto,
que llegué a confundirlos,
a él,
al Silencio,
a la Nada.


                             Abril en Otoño 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario