Follow by Email

viernes, 30 de abril de 2010

DIALOGOS LUNATIZADOS


De la mano de nuestra amiga Lenny llegaremos a las profundidades del alma....escúchala tiene mucho que contarte.

Miro por la ventana,
no veo nada.
Me dirijo a la puerta
entreabro, silencio,
abro un poco más...
y allí se encuentra.

Soberbia en lo alto,
retadora en lo extenso,
me espeta:

- "¿Ya está?".

Con cierto disimulo...-"Ya está..., ¿el qué?".

-"Lo que tú sabes".

-"Quizás..."

-"¡No disimules!"- continua- "Acostumbro a terminar la faena...¿cuándo?".

-Cuándo...¿qué?.

Impaciente,- "Dime, ¿cuándo lo harás?".

La miro suplicante, bajando la voz le digo: -"Creo no poder...".

Cambia su tono, más dulce me habla: -"Confia en tu intuición".

-"Tengo inseguridad".

Sin hacerme caso, continua:-"Síguela....".

No sin cierta desesperanza: -"No sé dónde se encuentra. Tengo miedo".

Maternal:-"No temas, te ayudaré".

Asustada: "Pero, pero,...¡tú eres demasiado directa..., tan natural!".

Se revuelve:-"¡SOY NATURALEZA!".

-"¡Ya, eres naturaleza"!

Comienza a irritarse: -"Y tú, ¿qué eres?".

Tartamudeo: -"¿Naturaleza?".

-"¡Confia en tu instinto!.

-"Tengo tanto que aprender".

Magnánima: -"Libera tu mente, conecta con tu entorno, siente lo que te rodea. ¡Háblale...!"

Dile....

"Sabes que en mi interior,
no hay nadie más
que ocupe mi corazón.

Que tus palabras son
fuente para mi alma
y alimento para
mi pensamiento.

Que tu mirada
es la que me arrulla
cuando rompe el día...."


-"¡Ya estamos otra vez hablando sola...!, ven entra que vas a coger frío".
Ella se deja llevar dentro, no sin antes volver la mirada hacia la luna...

Despues de varios meses:


-"Ha pasado mucho tiempo desde que hablé contigo la última vez. Anoche estabas preciosa, la luna de Agosto es muy bella... (Como quien no quiere) Hace dos días vino Abril... en cuanto supo la noticia hizo los preparativos del largo viaje. Quería venir antes, pero ya se sabe cómo son estas cosas. Tuvo que recurrir a una cancelación de última hora...".

- ¿Cómo lo pasó?

- De maravilla. Los paisajes espectaculares, la quietud y sosiego del lugar invitaban a la reflexión, ¡a replantearte tantas cosas!. Sin embargo aunque la compañía era muy agradable, no dejaba de ser un fantasma y le costaba mantener una relación normal...

- ¿Y cómo está ahora?.

- Recuperándose. Bueno...la verdad... es que no está muy bien. Mira esto, estaba en la mesa esta mañana, puede que lo escribiera anoche. Oí algún ruido entre sueños, se levantaría y ...

- A ver... ¡qué el sol nos acoja en su seno!

Esto es lo que figuraba escrito en aquel papel...



SE IMPONE OLVIDAR

Tus palabras cayeron sobre mí
como malla de seda, envolviendo
y atrapándome en ella.

Luego tornaron ventosas,
adheridas a mi piel,
a duras penas conseguía
arrancarlas, y cada una
de ellas dejaba una marca
indeleble en mi alma.

Para impedir que sucediera
de nuevo, seccioné los miembros
de mi cuerpo.
Mas los dardos venenosos
hicieron mella en mi torso.

Ya no tenía manos para
quitarlos, ni pies para huir
lejos, más allá de tus palabras.

Y ellas me perseguían,
aleteando sobre mi pensamiento,
así que no tuve más remedio
que olvidar mi cabeza
tras una esquina.

Sólo mi tronco perdura,
creo que podré vencerlas,
pero...¡No! noto algo en él,
es mi corazón que palpita.

No sin grandes esfuerzos
consigo arrancarlo y tirarlo.
Desde el suelo me mira,
le doy la espalda,
oigo su rítmico compás
"Vuelve, vuelve, vuelve".

"No le escuches", me digo,
él me sigue incansable,
¿qué es lo que escondes?.

Abril´Agosto-2010



- Hay que hacer algo.

- Sí, ¿pero qué?.

- Ahora no tengo tiempo de pensar, debo irme ya...

- Pero... tardarás en volver... y Abril...

- Lo siento. Debo irme ya.

Lenny quedó sola, apoyada en el quicio de la puerta, la mirada perdida en el horizonte.

La luna no regresó. Pasaron varios meses y Abril fue recuperandose poco a poco, ayudada quizás por Lenny, quizás por ese maravilloso otoño que vistió el paisaje de elegantes y ensoñadoras imágenes. Su imaginación era una fuente inagotable de historias con las que pasaba interminables jornadas en las que se enredaba con sus personajes en banales diálogos, quizás un poco absurdos. Había dejado un tanto de lado la poesía ...

Pero un día lo vio. Esa mañana se había levantado especialmente contenta, una risa interior revolvía su ser mientras ella se desesperaba por mostrarse tranquila. La cosa no fue bien, en realidad, fatal. Salió con una inmensa rabia que rebosaba su interior y amenazaba con desbaratar su improvisada tranquilidad que había conseguido a base de mucha, mucha soledad.

Una hora pasaba por encima de la siguiente y la cosa no tenía visos de mejora. Se fue a trabajar al campo, necesitaba que sus ideas tuvieran una vía de escape directa al espacio infinito para que se difuminaran en la miriada de pensamientos que en aquellos mismos instantes, personas ajenas a su malestar, contentas, tristes, airadas, distraidas... da igual, estaban lanzando también al espacio...

Intentaba desviar su atención y encontrar alguna historia que la tranquilizase. Y en esas estaba cuando ocurrió... subida como estaba en lo alto de una escalera recogiendo olivas, perdió el equilibrió y cayó pesadamente al suelo golpeándose la cabeza contra una piedra. Recobró el sentido en la casa, se encontró tumbada en la cama, con una compresa de agua fría en la frente cubriéndole también la sien derecha. Un rostro preocupado de mujer la miraba, pero no sabía quién era... tampoco recordaba nada...

- "¡No te preocupes Abril, te recuperarás pronto!"- le decía Lenny mientras le tomaba la mano e intentaba mostrar serenidad.

Pasaron varios meses en los que poco a poco los recuerdos perdidos de Abril fueron encontrando hueco en su fragmentada mente, fogonazos de luz precedian una escena, una cara, una conversación, un libro, una música,...


Una mañana de verano, habían transcurrido unos siete meses desde el accidente, Abril se despertó con unos versos que su mente no paraba de repetir, como si de un "Mantra" se tratase

"... donde las límpidas aguas
de la fuente
en la que calmas tu sed,
son proclives a desviar su destino
y caer en pequeñas gotas
sobre tu pecho.

Suaves impactos
que llaman a tu interior,
preparándole para que
los tibios rayos del sol naciente
despierten en ti la ilusión.

Donde el reflejo de tí
esté en TODO,
y TODO esté en tí..."

 Por la tarde, fue a la ciudad y coincidió con él, una verdadera ¿casualidad?... o intervino el poder de convocatoria de los mantras, en cualquier caso ....


  En algún lugar leyó tiempo después que las palabras que no se pronuncian son mil veces más valiosas que las que se pronuncian, ¿y los versos?, también se incluyen...

  Abril escribió esto pero nunca se pronunciaron, sólo su pensamiento es cómplice...

       "Te he dado 
       todo mi amor.
       Ahora,
       tú estás lleno,
       y yo...
      ¡vacia!".


     

    

VERSOS VIAJEROS


Si estos poemas tienes en tus manos

trátalos como un pequeño tesoro

porque...



Aquello que pensé

pero no pude decirte,

porque no encontré

la palabra justa,

la oración precisa,

el verso en rima.

Ahora puedo expresarlo,

porque tengo

la palabra justa,

la oración precisa,

el verso en rima,

de la poesia que encontré,

en aquella caja

en la orilla del estanque.

Abril´2o10

Esta sección tiene como objeto comentar las peripecias de una caja con poesias "abandonada" en algún rincón. Si has encontrado la cajita y has leido su contenido, puedes contarnos lo que te han parecido, dejárselas a algún amig@, depositarlas sin más en otro lugar, .... en definitiva hacer un adecuado uso y disfrutarlas.


lunes, 26 de abril de 2010

Bienvenid@s

Sin ser nada
ni nadie,
en tu pensamiento
cobro sentido.

Si esto has leido
comprenderás que no
ponga nombre ni rostro
pues soy lo que escribo
en cada momento.

Puedo ser hoja,
puedo ser montaña,
aire,reposo,calma,
o tormenta y tempestad
en la mañana.

Amante, amiga,
niña, mujer,...
Mariposa que se enreda
en tu cabello,
estrella de tu firmamento,
figura que se difumina
en la lejania.

Isla de silencio
en el alborozo,
lluvía fina que golpea
en tu ventana,
eco de tu nombre
en la memoria.

Eso es lo que puedo ser,
eso es lo que puedes ser tú.
Si te animás, escribe en mí,
pues soy, en definitiva
una hoja en blanco.

Abril ´ 2010

jueves, 22 de abril de 2010

así, como yo soy

-------------------------------------------------------


Las dulces mensajeras de la tristeza son...
son avecillas negras, negras como la noche.
¡Negras como el dolor!

¡Las dulces golondrinas que en invierno se van
y que dejan el nido abandonado y solo
para cruzar el mar!

Cada vez que las veo siento un frío sutil...
¡Oh! ¡Negras avecillas, inquietas avecillas
amantes de abril!

¡Oh! ¡Pobres golondrinas que se van a buscar
como emigrantes, a las tierras extrañas,
la migaja de pan!

¡Golondrinas, llegaos! ¡Golondrinas, venid!
¡Venid primaverales, con las alas de luto
llegaos hasta mí!

(fragmento de "Golondrinas" de Anfonsina Storni)