Follow by Email

viernes, 11 de febrero de 2011

ATEMPORAL

Camino por el campo, al atardecer,
escucho breves detonaciones,
quizás disparos, no me inquietan,
o sí... sé de qué se trata,
¿habrán abatido la pieza?

Me traslado al pasado,
cuando estas tierras
eran campo de batalla
de un conflicto fraticida.
Entonces... ¿qué sensación
causaría en mí tal sonido?

Aunque lejano, un escalofrío
recorre mi ser y toca el alma.
Quizás la detonación de un vigía
haya abatido un soldado,
da igual de qué bando,
una vida perdida
a saber por qué ideales.

Ahora, en el presente,
no tengo por qué temer...
pero mi alma está inquieta.
Siente el dolor de la pérdida,
el temor del que se siente cazado.
Sabe que a esta hora,
en este mismo momento,
en otro lugar del planeta,
la cacería está en marcha,
el juego de la guerra
alimenta estómagos
ya de por sí repletos de avaricía.

Se ceba sobre gente sencilla,
sobre aquellos cuya única culpa
fué nacer en el lugar equivocado,
pertener a la étnia contraria,
ser de distinta clase o religión,
tener otros ideales, otros... , otras ... ,
donde el valor de la vida se mide
por lo que tienes bajo tus pies.

Abril´2011

NO ROTUNDO A LAS ARMAS!!