Follow by Email

sábado, 3 de agosto de 2013

“HOY HE VISTO EL MAR”




Hoy he visto el mar,

al menos, eso creo.

¿Ha sido una ilusión,

o una resolución

de mi óptica,

resuelta a verlo?

Pero allá estaba,

o no, lejano, iluminado,

vislumbrado

a través de un tajo

en la montaña.



Yo, en mi bastión,

fortaleza flanqueada

por almendros en flor,

reservado en la tierra,

protegida del viento,

lanza en ristre

y pinturas de guerra

en la mejilla,

he visto el mar.


“Estado de la mar”

La mar está hoy picada,

parece un potro encabritado

al que se desea domar,

no cesa de cabecear,

cocea a diestro y siniestro,

su boca escupe espuma,

sus ojos, dos carbones al rojo,

rebosan de ancestral y salvaje ira.



Más al Sur, la mar torna densa,

de un verde plomizo, insondable,

parece que quiera tomar cuerpo,

se yergue una forma de sirena

que con su canto, incita al incauto

a introducirse en ella, sus remolinos

le llevaran al fondo, a su seno,

donde permanecerán por siempre.



A Levante, no cesa de golpearse

contra los acantilados,

terca como ella sola,

en un fútil intento de superarlos,

llegar a puerto y llevarse con ella

todo lo que encuentre a su paso,

insaciable, siempre desea más,

y hoy con mayor motivo ...

                                      Abril´2013 en la montaña

No hay comentarios:

Publicar un comentario