Follow by Email

jueves, 10 de marzo de 2011

Y sucedió que aquella mañana
amaneció resplandeciente,
el sol hizo valer
su posición dominante
y ordenó a las nubes dispersarse.

Después de las lluvías
el suelo quedó tapizado
por un manto blanco.

Pétalos de la flor del olvido,
fragmentos de pensamiento
repartidos al azar,
reflejaban el fulgor de los rayos...
blanco por fuera, blanca por dentro.
¿En qué piensas? En la Nada.

Abril´2011

No hay comentarios:

Publicar un comentario